viernes, 4 de junio de 2010

La Cena del Señor

Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.
1ª. Corintios 11:26.


Lectura diaria: 1ª. Corintios 11:23.34. Versículo del día: 1ª. Corintios 11:26.

ENSEÑANZA

La Cena del Señor es dentro del culto una de las partes de más importancia y de mayor atención. Con ésta, estamos recordando lo que el Señor hizo por nosotros al ir y morir en una cruz. El Señor instituyó la Cena la noche en que celebraban la pascua los judíos, para que después le reconociéramos como el cordero pascual, Él es el Cordero de Dios (Jn. 1:29), inmolado por nuestra libertad espiritual. En Él no hubo nunca mancha alguna (Heb. 9:14), y se ofreció voluntariamente (Jn. 10:17-18). Después de participar con sus discípulos en la celebración de su última Pascua, Jesús usando los elementos del pan y del vino, estableció para los cristianos la Cena del Señor, que es la fiesta correspondiente a la pascua judía. Esta cena conmemora hoy la muerte vicaria de Cristo en la cruz, mediante la cual nosotros somos libres y salvos por la fe. Simboliza la unidad de los cristianos y su reiterada fe en la pronta venida de su Señor. Pablo nos advierte sobre el juicio que espera a los que participan de los elementos “indignamente” sin discernir el cuerpo de Cristo (vv. 27-32). Por eso, antes de tomarla debemos examinarnos y pedir perdón ya que como nos lo dice el apóstol, el tomarla en pecado es causa de enfermedad incluso hasta de la muerte. No podemos pisotear y pasar por encima de tan sublime sacrificio. Regocijémonos y alegrémonos en la Cena del Señor, recibiendo ese vino y pan con el mayor respeto, sabiendo que el Señor regresará pronto, por su novia, la Iglesia que lo espera ataviada con trajes de lino fino y resplandeciente.

Un abrazo y bendiciones.

Bibliografía: Diccionario Ilustrado de la Biblia